Cerrar
Cerrar
Cerrar

Contacto

Dejanos tus inquietudes y comentarios y ayudanos a seguir mejorando.

Por favor, chequeá los datos que ingresaste

17 de Septiembre

PERNÍA APROVECHÓ Y SE LLEVÓ LA SEGUNDA CONSECUTIVA

Con el Honda del Chetta Racing, el de Tandil capitalizó un toque entre Werner y Larrauri para quedarse con la segunda victoria al hilo en la Clase 3 del Turismo Nacional, en este caso en el Autódromo de Viedma. Muñoz Marchesi y Okulovich fueron sus escoltas.

  • Visualizaciones 1800
    • Compartir


En un circuito en el que el sobrepaso no es lo más frecuente, como el de Viedma, la Clase 3 del Turismo Nacional dio un espectáculo de todo lo contrario a lo estipulado. Mucha fricción y muchos cambios de posición y un ganador que se repite desde la carrera anterior y ya se poisiciona quinto en el campeonato: Leonel Pernía. 

La carrera arrancaba con el Poleman, Mariano Werner, adelante y bancando todo el pelotón de atrás, que lo conformaban Okulovich, Muñoz Marchessi, Larraruri y Christian Ledesma, en los primeros cinco puestos. Salvo la posición del piloto de Paraná, el resto de las posiciones se disputaban a capa y espada, en lo que fue una constante de sobrepasos. 

La carrera transurría con emociones adelante pero sin cambios en la punta. Leonel Larrauri era el único que intentaba doblegar a Werner, sin éxito por ejemplo en la vuelta 15, cuando el esfuerzo fue mayor y casi puede dar cuenta del Fiat. 

Las últimas vueltas fueron de tensión. El pelotón que iba del segundo al sexto venía a pura fricción. Ledesma, que ya había sido superado por Pernía, hace un trompo que lo deja afuera de esa discusión y Werner seguía aguantando a Larrauri. La pregunta sería hasta cuándo iba a poder mantenerlo. 

Y la respuesta no se hizo esperar, pero de manera desafortunada. En la última vuelta, Larrauri se pone a la par de Werner en un frenaje. Se engancharon y se fueron a la par hacia afuera, en una maniobra que abrió la polémica y el enojo de Larrauri. 

El que capitalizó este entredicho fue nada menos que Leonel Pernía, que con el Honda Civic del Chetta Racing logró quedarse con la segunda carrera al hilo, que lo depositó en la quinta colocación de un campeonato en el que cambió de equipo y de marca y en el que, hasta la carrera anterior no había logrado protagonismo. Ahora tiene chances matemáticas de campeonar. 


Ariel Pirosanto
PorAriel Pirosanto